Te lo advierto

Back

Home

 

 

 

 

No avances más allá de
esta línea.


Pero en fin, si sucede
que un cuervo de la amnesia o
un soldado amarillo reflejado
en un espejo roto o una pagoda o
cualquier otro portador asintomático
te inocula la porfía,
bueno,
qué vamos a hacer,
está bien, pero entonces


no pases esta página, eso no,
porque detrás de ella queda todavía
un poema
¿extenso? ¿declamatorio?
¿intolerable?
y es sabido que el deseo es la
forma que adopta
la desolación
para satisfacer su curiosidad
a nuestra costa.