Mi estrategia

Home


 

 

 

Cuando me lleven ante el juez fingiré
una precoz demencia senil.
Incluso lo haré ahora, bajo esta
luz amarilla que ensucia la mesa metálica.
A estos perros hambrientos les encantaría
echarme de boca encima de la mesa
y obligarme a confesar. Pero hoy
(mañana ya puede ser tarde) todavía puedo
asirme a los últimos colgajos de la Ley, como
un chimpancé hallado en una nave no tripulada de NASA
que se había dado por perdida y
de pronto aparece flotando en el mar frente a Cocoa Beach.
Cuando me arrestaron aún tenía
restos de tus sueños traicionados
en mi ropa interior. Pero
sostendré firmemente que me los plantaron,
y reduciré todo el caso
a tu palabra contra la mía.