Jenízaro

Back

Home
 

 

 

 

Todos merecemos una oportunidad,
pero mejor si tu enemigo no la tiene.

O bien:
Todos merecemos una oportunidad
menos los traidores.

Maté al último esta madrugada.

Veinte años permanecí oculto, viviendo
como un jenízaro. Y todos los de este lado
tomaron a ese renegado por
un enemigo, que es
algo a respetar.
Pero yo no era un renegado, era
un vengador.

Un traidor es un hoyo hediondo
con una boca y a veces un culo,
y yo sólo era un niño un niño un niño…

Veinte años. Maté al último
esta madrugada.

Ellos decían Belleza
donde Rimbaud dijo Bello. Y yo
era sólo un niño.
Un niño un
niño…