I promise, dear

Back

Home
 

 

 

 

El día en que sienta a las arañas
moviéndose por mi cuero cabelludo
y colgando entre mi pelo, será también,
te lo prometo, el día en que podré
satisfacer al fin
(y el que sigue es el más
horrible de los versos
que haya escrito o pueda
volver a escribir alguna vez) a las
trompas de falopio
de tu conciencia.