Borges on Avon
 

Home

 

 

XXVIII

 

Una calma oceánica,
amenazante, casi profética,
que acecha,
violenta,
siempre inesperada.
Una calma
que promete cataclismos,
como aquellas graves esmeraldas
que un día se tragarán el mundo.