Borges on Avon
 

Home

 

 

XXII

 

No quiso más espejo
que un verso.
Fue exacto y diverso.
Fue un viejo
profeta loco que hizo,
dormido,
bocetos de un Paraíso
perdido
que acaso no fue un sueño.
Fue el claro
joven, por siempre raro,
más dueño
de otros que de sí.
El hombre
que estaba en su nombre
mas no aquí
o allá o en cualquier vana
quimera.
John Milton nos espera
mañana.