Borges on Avon
 

Home

 

 

XIII

 

La lluvia cae en Ginebra.
La misma lluvia,
gota por gota,
cayó cuando eras niño
en algún patio
que ya no existe
pero tus ojos vieron
y siguen viendo
de alguna forma
inapresable y vaga
en tu memoria,
que aún en la muerte
crece, como las uñas.
En esta lluvia antigua,
nueva, sabida
y nunca vista,
me reencuentro contigo,
el nunca visto.
Aquí en Ginebra,
donde eres la lluvia.
 


(Montparnasse, Paris)