Very busy

 

Home


 

 

 

 

No puedo enseñarle a todo el mundo
a cargarse las encías en la espalda.
No puedo
convencer a las personas
de que deberían dejar de andar por la vida
pidiendo folletos explicativos
porque la vida
no tiene oficinas de turismo.
Y no puedo, eso es claro,
pasármela recogiendo los vidrios rotos
de cada canción traicionada, porque
se me ocurren mil usos mejores
para llenar el silencio
de los horarios de visita.