-VÁYANSE TODOS A LA MIERDA, dijo Clint Eastwood-

Home

 

 

 

Andrea en el Contestador Telefónico

 

Hola... Bueno, son las once... este es el tercer mensaje esta mañana, veo que no me querés atender, está bien, puedo entender, pero aunque sea por una cuestión de respeto creo que...”.

¡Hola, hola! Hola, acabo de entrar. No te atendí antes simplemente porque no estaba, Andrea...”.

Ah, de un día para el otro cambiaste tu regla inamovible de no aceptar ninguna reunión o actividad antes del mediodía...”.

No, es sólo que tuve que ir a declarar por un asesinato, es un trámite en el que no siempre se puede elegir el horario”.

Bueno, no sé para qué llamo, es lo de siempre... Tus frases irónicas, tus respuestas absurdas en momentos en los que lo que menos se necesita es eso...”.

¿Sabés?, tenés razón. Es lo de siempre: nadie parece hacerse cargo de que lo absurdo no son mis frases sino las cosas que pasan. Pero todos son reyes ofendidos que quieren matar al mensajero. Mejor hablamos a la tarde, chau...”.

Sí, está bien, esa no es la forma más simple y directa de hacerse entender. Pero también las personas deberían dejar de andar por la vida pidiendo folletos explicativos. La vida no tiene oficinas de turismo.