Alguna vez yo también fui un músico pobre, vagabundo y con la mirada perdida, una guitarra española amplificada así nomás, un sospechoso vaso de plástico en el suelo al lado de una carpeta que de todos modos no podía leer, como puede verse en este show transmitido en vivo por cierta radio de Buenos Aires. Ahora no soy un músico pobre. Todo el resto sigue igual.

 

 

Home