Introducción a "el huésped de drácula" de bram stoker

 

Este oscuro irlandés es único y absoluto depositario de un honor increíble: haber sido quien dio nombre para siempre al vampiro. El vampiro es Drácula, todos los demás son sinónimos o aproximaciones.

A la sombra de su empleador, el actor Henry Irving, Stoker hubiera pasado desapercibido por este mundo, demostrando su maestría para el fracaso con publicaciones tan innecesarias como “Las obligaciones de los escribanos en los Tribunales de Primera Instancia de Irlanda” o la soporífera trascripción de una conferencia acerca de sus “Impresiones sobre América”. Pero el amor de la literatura fantástica que le despertó la lectura de “Carmilla” de Sheridan Le Fanu y otros hechos como ingresar en la British Hermetic Order of the Golden Dawn –una vertiente de la sociedad secreta de los Rosacruces-, donde se inició en el conocimiento de lo oculto, fueron el germen de la idea de escribir un relato de vampirismo. Y así fue que, mezclando al seductor Lord Ruthven de Polidori con el enigmático y cruel héroe rumano Vlad Tepes, imaginó a Transilvania como cuna de lo que se convertiría en un arquetipo universal: el conde Drácula. Nunca antes ni después Stoker escribió algo que se acercara a esa pesadilla maravillosa y romántica. No era necesario, tampoco: ¿qué más se le puede pedir a quien haya escrito Drácula, o El Quijote, o Madame Bovary?

El texto conocido como “El huésped de Drácula” tiene dos orígenes. Según la mayoría de la crítica, es un fragmento de su gran novela, que quedó fuera por razones de espacio. Pero su esposa Florence aseguró que se trata de un texto muy anterior, uno de los primeros intentos literarios de Stoker. Como fuere, tienta incluirlo en “Drácula” como la primera aproximación de Jonathan Harker al misterioso conde, capaz de aterrorizar antes aún de conocerlo personalmente.

Alguien sugirió que la tumba de una dama noble con una lanza de hierro atravesando el féretro que aparece en el cuento es una alusión a la noble rumana Erzébet Báthory, la “condesa sangrienta”.

Home