Introducción a "el viudo turmore" de ambrose bierce

 

Los doce hermanos de Ambrose Bierce tenían, como él, nombres que empezaban con la letra A. Tanto varones como mujeres. Esta fue una de las pocas excentricidades de un padre campesino que dejaba las tareas del campo en manos de su esposa y se dedicaba a leer o simplemente a nada. La otra excentricidad de Aurelius –el padre, también con “A”- fue gastar en ediciones de autores clásicos el poco dinero que su mujer arrancaba a su pobre terreno de Meigs Country. Con estos materiales –el estímulo literario y el desprecio ante la degradación de la condición humana- Bierce construiría su obra.

Es –como Cioran, Saki o Allais, como Jarry, como Twain- un escritor de la desesperación, un escritor del desgarro y la corrosión. Es decir, de esos que los críticos literarios denominan “humoristas”.

Imprentero desde los 9 años, fugitivo a los 17 luego de un escándalo amoroso con una mujer de 70 años, soldado, expedicionario contra los sioux, amigo o no tanto de Mark Twain, periodista: entre otras, estas cosas distrajeron sus días. Escribió un célebre “Diccionario del Diablo”, donde define “Optimismo” como: “Enfermedad intelectual, que no cede a ningún tratamiento, salvo la muerte”.

Bierce había nacido en 1842, y no se sabe cuándo murió (aunque en el fondo era un tipo formal y es de suponer que lo habrá hecho).

Home